Méribel Ski Tour

Méribel Ski Tour

Nicolás Serra

Una historia impensada, basada en hechos reales.

Contactarse con el Autor
Nicolás Serra

Nicolás Serra

Nicolás Serra es arquitecto de profesión y amante de los deportes de esquí, paracaidismo y kite surf. Esta casado con Carolina Marino y es padre de Benjamín, Justo y Olivia.

Méribel Ski Tour

El coronavirus es una pandemia ya declarada que nos sorprendió como tal en medio de un viaje de esquí a Francia, Méribel para ser más preciso, en donde de a poco las fronteras se irían cerrando y los vuelos cancelando, cosas menores comparadas con otras calamidades que también pasarían.
Fuimos cuando aún en el mundo mucho no se restringía; nada en los lugares donde iríamos. Salimos de Argentina sin problema y transitamos diez días sin problema tampoco, encontrándonos con una Madrid encantadora con los restaurantes y sus locales comerciales abiertos (todos) y un Méribel con gente esquiando y sus medios de elevación, tiendas, restaurantes, comercios, etc., trabajando normalmente. Algo de alcohol en gel en la mochila, otros tantos en el neceser y lavados de manos frecuentemente como prevención, fue nuestra máxima y única preocupación.
Hasta que de repente, en cuestión de horas (por lo menos para nosotros) la cosa fue cambiando y se transformó en algo realmente peligroso, algo nuevo, insólito. Nunca antes vivido.

"Nicolás Serra en su libro “Méribel Ski Tour 2020” relata lo que le sucedió a él y a su familia en el viaje de vacaciones.Los que iban a ser unos días de descanso, se transformaron en una pesadilla, en una prisión a raíz del “coronavirus” que se convirtió en una pandemia obligando a cerrar las fronteras de los países para evitar de este modo el contagio.

Recuerdo un cuadro que pintó Juan Manuel Blanes (1830-1901) sobre la fiebre amarilla en Buenos Aires. Dos hombres abren una puerta, son los médicos Dres. Manuel Argerich y José Roque Pérez que cubren sus bocas con un pañuelo, en el suelo vemos a una mujer, que ha muerto por la peste y a un niño tratando de alimentarse del pecho de su madre.
Buenos Aires padeció un brote de la “fiebre amarilla”, muy intenso en 1871. Ésta acabó con el 8% de la población en los momentos más graves, se cobró  unas 14.000 vidas, muriendo 250 personas por día.
Esto trajo como consecuencia que las familias más tradicionales abandonaran sus casas de San Telmo, donde aún podemos ver algunas de esa época, y se trasladaron a la Recoleta.
En 1877 Máximo Terrero, marido de Manuelita Rosas, viajaba a Buenos Aires para recuperar las tierras y posesiones de su suegro, tomadas por Urquiza después de derrocar a Rosas en la batalla de Caseros entrando con tropa del Brasil, país con el que estábamos en guerra.
Terrero cuenta que el 24 de marzo llegó a Montevideo, a las 6 de la mañana, 3 días y 18 horas de Río de Janeiro, “quedaremos en cuarentena. Saldremos de Buenos Aires, donde completaremos los 15 días desde el 20 que salimos de Río de Janeiro”.
Este libro tiene la ventaja, como el cuadro de Blanes, de dejar el testimonio vivido, por escrito, para que las futuras generaciones puedan apreciar que lo sucedido hace tantos años, sucede hoy como si el tiempo fuera circular y por lo tanto repite una, y otra, y otra vez los mismos hechos."

 

María Kodama 
Mayo de 2020

Contactar al autor

Campo requerido.
Dirección de email no válida.
Por favor, ingrese su consulta.